“Cinco panes de cebada” de Lucía Baquedano

3 11 2009

cinco panesHemos leído este mes “Cinco panes de cebada” de Lucía Baquedano de la Editorial SM Gran Angular. Este libro es ya un clásico de lectura entre jóvenes, aunque hemos observado que ha gustado a algunos mayores, seguramente por viejos recuerdos.

Muriel tiene veintiún años y acaba de terminar la carrera de magisterio. Se dirige ilusionada a su primer destino, donde las ilusiones de la joven maestra chocan con la dura realidad de un pueblo perdido entre las montañas del Pirineo navarro. Nada es como lo esperaba. La escuela es antigua, no entiende la mentalidad de los lugareños… Poco a poco, Muriel supera su desánimo, descubre su auténtica tarea: ayudar en lo que puede a los alumnos y a la gente del pueblo. Advierte que los campesinos de Beirechea, bajo sus toscas apariencias, son personas receptivas. Incluso llega a rechazar una interesante oferta de trabajo en Pamplona. Además, se enamora de Javier, un joven sensible y extraño que lucha por cambiar los métodos de trabajo en el campo y que complementa su destino humano. Muriel acaba integrándose en el pueblo.

Todos nos imaginamos a una chica guapa moderna de ciudad con grandes aspiraciones sin embargo  resulta ser una pobre maestra que no es bien acogida, de hecho el cura tiene que ceder su habitación. Ella es tímida pero emprendedora y valiente, para ella todo se convcierte en un reto.

Sólo iba a quedarse un mes, sin embargo se queda por los niños, porque ve que los niños comienzan a querer aprender.

Reniega del carácter de la gente del pueblo que no permite que se meta en sus vidas.

Sin embargo su vocación hace que todos los problemas de sus alumnos son problemas suyos. Se desgasta queriendo tener una escuela mejor, queriendo que sus alumnos no falten a clase, tratando de involucrar a la comunidad. No tiene horario como en la ciudad, ni espacio reducido todo el pueblo es su lugar de trabajo.

Lucha por ver a sus alumno con estudios sabiendo que es la única manera de salir (no del pueblo) sino de ese carácter desconfiado y cerrado.

A los mayores del grupo nos recuerda a los maestros de hace tiempo, antes de las concentraciones, sobre todo nos vienen a la memoria episodios que nos han contado amigos nuestros que han pasado por esto.

 Los demás personajes tienen menos encanto, el cura realmente es el que aporta su experiencia y apoya como aliado a Muriel. En cuanto a Javier no es destacable salvo por su relación con ella; también tiene que realizar fuerte labor con él para que sea tolerante y se abra a las gentes del pueblo. 

La valoración global ha sido buena, nos ha gustado su tesón, su esfuerzo, su realidad, parece autobiográfico. Pero lo que más ha gustado es la formación de la biblioteca, nos hemos dado cuenta de la suerte que tenemos viviendo en un pueblo en el que tanto los colegios como el instituto poseen bibliotecas, mejores o peores, eso no tiene importancia.

No valoramos todo lo que tenemos a nuestro alcance.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: